LCDSEI
Hola, parece que andas paseando por el foro sin tener tu cuenta abierta, ¿qué esperas? Si ingresas a tu cuenta o te inscribes con nosotros tendrás abierto ante tí todo un mundo de Inuyasha y podrás disfrutar de muchas y variadas actividades.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Links de interés
──────────────────
───•Tumblr oficial
───•Facebook
───•Youtube
──────────────────
Navegación









Un mágico momento (Los sueños de Kagome)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un mágico momento (Los sueños de Kagome)

Mensaje por Myriiam el Jue Abr 01, 2010 9:14 pm

Mi resurección! ok no ._.
Bueno, hablando con Auki me vino una divertida historia, aquí dejo el primer capítulo, espero sea de su agrado.
Un mágico momento…
(Los sueños de Kagome)


Capítulo Uno. “La luz al final del túnel”

Mis ojos volvían a cerrarse, vencida —una vez más— por el cansancio.

El lugar era oscuro, con una sola luz —al final del camino— que me llamaba, incesante. Corrí y, como pude, llegué hasta ella. Aunque inesperado, tomé la mano que se estiraba para alcanzarme, convencida de que, fuera como fuera, esa mano me traería un recuerdo importante… Un momento mágico.

—¡Hermana! —musitó mi pequeño hermano, sacándome del ensueño—. Llegarás tarde.

De nuevo, el reloj había caído del buró —aunque ignoraba de que manera— y se había roto en varios trozos, evitando, así, que la alarma me hiciera levantar. Salí de la cama y, para deleite de Sota, caí junto a mis sábanas. Grité, como de costumbre y éste salió de mi habitación.

Luego de vestirme y desayunar más rápido de lo habitual, regresé —saltando de a dos escalones por vez— a mi cuarto, tomé mi mochila, jalé una libreta que guardaba en el armario —mi diario— y la metí entre mi maletín.

De la nada, sentí extraño escalofrío en la espalda, como si alguien acariciara mis mejillas. Y, de pronto, escuché un llamado:

—…Kagome…

—¡Largo, Sota! —grité—. ¿Eh?

Al parecer fue una mala jugada de mi atolondrada mente. Sin darle importancia, salí de mi habitación, luego de mi casa y corrí escaleras abajo.

—¡¡Kagome-chan!!—gritó Eri, una compañera.

—Eri, buenos días —dije, algo perdida entre mis pensamientos.

—Buenos días —saludó— ¿Ocurre algo?

—¿Eh? No.

Le sonreí de la manera más convincente y caminé armoniosa hasta llegar al salón. Aunque no esperaba que Eri se tragara mi “felicidad”, fingí demencia y permanecí distante durante el día. Cuando, al fin, sonó el último timbre —y luego de saludar—, huí despavorida fuera del instituto, pero no contaba con que él me alcanzara.

—¡Higurashi! —exclamó, animado.

—Eh… Hola Hojou-kun.

Y ahí estaba, el chico que acababa de decirme que estaba enamorado de mí. ¡Diablos! Si que podía hablar… En fin, tras una conversación —más larga de lo que hubiera querido—, emprendí mi camino a casa, no muy animada.

¿Qué habrá sido eso? ¿Cómo es que podía tener tanta imaginación como para escuchar, tan claramente, una voz varonil? Digo, no es que no conociera la voz de los chicos, es solo que, ¿Escuchar una voz así? No era natural… no lo era.

Llegué a casa, más cansada de lo habitual.

—¿Kagome? —esa era mamá— ¿Trajiste lo que te pedí?

—¿Qué?

¡Ah, pero qué despistada puedo ser! “Cuando regreses, ¿podrías traer estas cosas?” me había dicho mamá; incluso había metido una lista en mi mochila. Suspiré y miré a mi progenitora, con esa sonrisa habitual tatuada en el rostro. Por supuesto, me di vuelta y caminé hacia la tienda —que no estaba tan cerca como quisiera— de antigüedades.

—Buenas… —susurré, mientras abría la puerta.

—¡Konichiiwa! —saludó un pequeño.

—¡Eh!

—Shipoo, te he dicho que no debes salir así —le reprimió un hombre platinado, el dueño.

—Buenas tardes, señor Taisho —le saludé, aún exaltada.

El señor Taisho era un conocido de mamá desde mi nacimiento, un hombre siempre gentil y de rostro amable.

—Kagome… Hola —me dijo, con una sonrisa.

Devolví el gesto y, animada, entregué la lista con las cosas que mi madre le había vendido con anterioridad y que, ahora, venía a recuperar. El dueño sonrió y fue tras hacia un estante, de donde tomó una pequeña caja —un alhajero—.

—Ahí esta, sano y salvo.

—¡Gracias!

Y salí de ahí, más bien lo intenté.

—¡Espera, por favor! —gritó el señor, cuando casi doblaba la esquina.

Me giré sobre los talones y miré, extrañada, como extendía sus manos frente a mí. Entre estas llevaba un pequeño frasco de —según me dijo— fino diamante. Lo tomé con sumo cuidado y me quedé con perpleja, esperando una explicación, aunque no la obtuve.

—Cuídale bien… —fue lo único que me dijo, para luego regresar a su establecimiento.

Por un momento quise devolver el frasquillo, pero, si me lo había dado con tanto entusiasmo, por algo debía ser, ¿no? Como fuera, regresé a casa y entregué el alhajero a mi madre, para luego dirigirme a mi cuarto y luego tomar una merecida ducha.

Durante el rato en el cuarto de baño, me quedé mirando el techo y, entonces, recordé el frasquito. Me estiré hasta mi ropa y, sabrá Dios como, le alcancé. Era pequeño y común, o al menos era la impresión que me dio.

Salí de la ducha y me recosté sobre la cama, exhausta. No sé en qué momento caí en un profundo sueño, pero doy gracias que fuera rápido.

Igual que la noche pasada, el panorama solo era iluminado por ese destello, al final del camino. Volví a correr y, esta vez con más confianza, tomé la mano que ahí estaba. Sentí como era alzada en el aire y un par de ojos dorados me dedicaban la más hermosa mirada que jamás ví.

—Te amo —susurró.
avatar
Myriiam
Sacerdotisa Hanyou
Sacerdotisa Hanyou

Femenino
Cantidad de envíos : 682
Edad : 24
Localización : Taller Literario.
Fecha de inscripción : 22/12/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mágico momento (Los sueños de Kagome)

Mensaje por MikoAucarod el Jue Abr 01, 2010 9:20 pm

*-* morí!! XDDD

- ¬¬ si fuera cierto que te mueres cada vez que lo dices...

-Oh, Inuyasha, ¡cállate! >.< ¿qué no ves que estoy aquí al borde de la emoción? toda sensible, leyendo y escuchando música de Trading Yesterday? *-*

- v.vU Loca...

XDD me encantó el episodio Miri Sonrisita a ver qué resulta en la continuación xDD =D

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
avatar
MikoAucarod

Sacerdotisa - Administradora
Sacerdotisa - Administradora

Femenino
Cantidad de envíos : 3785
Edad : 28
Localización : Nuevo León, México
Fecha de inscripción : 04/11/2008

http://lcdsei.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.